Marcas propias de supermercados ganan popularidad entre los consumidores peruanos

4550

Durante el 2018, el crecimiento de las marcas propias o blancas ( generalmente, pertenecen a una cadena de supermercados) fue de 20% en valor, mientras que el resto solo registró un incremento de 2%, detalla Fidel La Riva, ex gerente general de Kantar Worldpanel Perú.

El especialista añade que este comportamiento se repitió durante el primer semestre del 2017. “Las marcas propias crecieron 15% y las demás 2%”. 

Además, que los autoservicios suelen lanzar ofertas y promociones ligadas a las marcas propias, oportunidad que los consumidores prefieren no dejar pasar en algunas categorías aun cuando implican un ticket de compra mayor. 

Las ventas de las marcas blancas en Lima son superiores en volumen y en valores económicos que las del resto del país por el peso de la capital en el sector ‘retail’. No obstante, si se observan los porcentajes respecto al número de habitantes de cada ciudad, las marcas propias se venden mejor en provincias.

¿Qué productos son los más comprados en marcas blancas? Según La Riva, el incremento se ha venido dando en categorías de alimentos considerados básicos como arroz, aceite, pan envasado y panetón. “Si bien las marcas propias tienen presencia en categorías con mayor valor agregado, e inclusive bebidas y lácteos, estas no necesariamente han incrementado su compra y consumo”, subraya. 

Tendencia
El crecimiento de las marcas propias fue consistente durante el 2018, así que sería lógico pensar que su popularidad se frenaría debido al optimismo proyectado para lo que queda del año.

En ese sentido, La Riva cree que su popularidad dependerá del comportamiento de la economía de las familias peruanas. “En la medida en que el nuevo gobierno estimule la demanda interna, y por tanto, el consumo en general, algunos consumidores podrían regresar a las marcas comerciales”.

Sin embargo, la tendencia favorable a las marcas propias se incrementará, porque con estas las cadenas de supermercados pueden controlar los precios y los márgenes. 

Fuente: El Comercio

Comentarios