¿Por qué las marcas tienen miedo de invertir en el mundial de Rusia?

3505

En el 2018, se va desarrollar uno de los eventos deportivos más grandes y esperados. El Mundial de Fútbol en Rusia y este tipo de acontecimientos tienen siempre un tirón importante en el gasto publicitario. Sin embargo, en esta edición, se podría producir una especie de excepción. Las marcas y las empresas no están del todo convencidas de irse con el Mundial a Rusia.

La cuestión no es exactamente nueva. En febrero, cuando aún quedaba año y medio para el Mundial, los expertos ya estaban señalando que la FIFA lo estaba teniendo difícil para conseguir patrocinadores. Comparando el momento en el que se encontraban las negociaciones entonces con el mismo momento antes del Mundial de Brasil, las cosas no pintaban muy bien.

Los anunciantes estaban preocupados, señalaban los expertos entonces, por los escándalos de corrupción que la FIFA había protagonizado en los años anteriores. Esto estaba haciendo que les costase más encontrar patrocinadores y que tuviesen menos opciones. 20 compañías habían patrocinado el Mundial de Brasil. A esa altura, estaban en 9 para Rusia. Contando los que aparecen ahora en el footer de la página oficial del Mundial hay 7 marcas como socios FIFA, cuatro como patrocinadores del Mundial y tres como promotores regionales. En total, la lista abarca 14 nombres.

 

Pero ¿Por qué se encuentra el Mundial en esta situación?

La FIFA se ha convertido en una marca tóxica y las empresas están pensándose mucho el unirse a ella. “La palabra FIFA tiene ahora la peor imagen en el mundo”, señala Patrick Nally, un ejecutivo de marketing deportivo. El nombre de la marca se ha asociado ya a corrupción y se ha convertido en algo poco atractivo.

Esto ha hecho que el Mundial de Fútbol haya dejado de ser algo seguro. Para las marcas es como jugárselo todo a la ruleta rusa y no están dispuestos a entrar en un juego con semejante riesgo. Los patrocinadores que estaban en medio cuando estalló el escándalo tuvieron que hacer campañas de declaraciones y comunicados para distanciarse de la FIFA y sus escándalos, algo que ninguna marca quiere tener que hacer nunca.

Si a eso se suma que la seguridad de marca se ha convertido en el gran tema de moda de 2017 y se ha incorporado como la gran cuestión que preocupa a los directivos en relación con la imagen de sus marcas, se puede tener la foto completa. En el año en el que están más preocupados que nunca por su imagen, el Mundial parece una apuesta demasiado poco segura.

Porque, además, no se trata solo de que la FIFA tenga una imagen manchada (que la tiene) sino también que Rusia no es el mejor país con el que asociar la imagen de una marca (aunque, como recuerdan en Marketing Week, las cosas se podrían poner peores de cara al siguiente mundial, cuando se celebrará en Qatar, un destino aún más problemático en términos de imagen).

Comentarios